Publicado el 18 Julio 2018
Por Arvinderjeet Kaur

Cómo dar un masaje de pies

Esta no es la única forma de dar un masaje en los pies, pero es la forma en que Yogi Bhajan nos enseñó por primera vez. Y, si eres un principiante, te ayudará a empezar.

Siéntate en el borde de tu cama (o, si es más cómodo, puedes sentarte en tu lugar de meditación habitual en el piso, con las piernas cruzadas) y pon un pie en el muslo de la otra pierna hasta que puedas mirar la planta de tu pie. Luego procede de la siguiente manera:

Puedes usar un poco de aceite o crema de masaje. Intenta evitar productos con muchos químicos. El aceite de almendras es excelente. Perfumado o simple está bien. Pon una toalla debajo de tus pies para que recibir parte del aceite.

Mentalmente ponte en modo de “sanación”, y date cuenta de que la fuerza de la vida que fluye a través de ti y a través de tus manos son un regalo Divino. Se llama “prana”.

Pon un poco de aceite en la palma de una mano – no demasiado – y frótalo entre las manos y luego estarás listo para aplicarlo en los pies.

Consulte la tabla de pies, de la imagen más abajo,  mientras masajea sus pies. Ten en cuenta que la imagen en el lado derecho de la página es un diagrama de tu pie izquierdo, y la imagen de la izquierda es un diagrama de tu pie derecho.

Encuentra el punto en la imagen que muestra la ubicación de la glándula pituitaria en el dedo gordo del pie (la terminación nerviosa que le corresponde, ciertamente no la glándula misma). Aplica una gran presión en el pulgar, en el punto del pie en el que vas a trabajar primero. Probablemente mantengas ese pie con la otra mano, y eso está bien. Puedes masajear la ubicación de la glándula pituitaria con un fuerte movimiento circular con el pulgar durante unos segundos.

Sujeta la base del dedo gordo del pie con el pulgar y el índice de una mano y, con un movimiento giratorio, masajee entre el dedo gordo y el dedo siguiente. Da un tirón con un movimiento hacia arriba, como si trataras de quitar el dedo del pie de su calcetín. No saldrá, espero. A continuación, sube aproximadamente un tercio del camino (hasta la mitad de la altura del dedo gordo del pie) y gira de nuevo varias veces, y tira en un movimiento hacia arriba. Sube de nuevo casi hasta la parte superior del pie, gira y tira como antes. Imagina que cada dedo del pie se divide en tres secciones. Continúa con el siguiente dedo gira y tira como lo hiciste en el dedo gordo del pie. Continúa hasta que hayas trabajado en todos los dedos de ese pie.

Usa tus pulgares, dedos e incluso tus nudillos. El objetivo de todo es estimular cada terminación nerviosa en la planta de los pies (72,000 de ellos). Para poder cubrir cada centímetro cuadrado de la superficie de los pies, comienza directamente debajo del dedo gordo del pie y avanza por el pie de forma lenta y poderosa hasta llegar a la base del dedo pequeño del pie. Luego muévete hacia abajo y haz un masaje hacia el otro lado. Es como cortar el césped o aspirar una alfombra. Ir a izquierda y derecha, derecha e izquierda desde un lado del pie al otro, moviéndose hacia abajo una fila a la vez hasta el talón, “sin dejar piedra sin remover”. ¡Porque puedes encontrar “piedras” o lo que parecen rocas cuando estás masajeando! Es decir, lugares donde hay depósitos de calcio y ácido que puedes sentir. Es una especie de “crujido” debajo de tus dedos. Regresa a esos puntos periódicamente para trabajar en ellos un poco más.

Como se indica en la tabla de pies, cualquier lugar donde haya un problema en el cuerpo aparecerá en tu ubicación correspondiente en el pie. Si, por ejemplo, deseas trabajar en tu sistema digestivo, pasa más tiempo en el área de tus intestinos y tu estómago como se muestra en el diagrama.

Aunque la mayoría de los órganos y glándulas tienen terminaciones nerviosas correspondientes en ambos pies, los puntos de presión del hígado y del corazón solo se encuentran en un pie; el corazón a la izquierda y el hígado a la derecha. Tu apéndice parece ser sólo accesible desde el pie derecho. Bazo en el pie izquierdo, vesícula biliar en el derecho. Lo mejor que puedes hacer es masajear ambos pies por completo, y no te perderás nada. De hecho, una palabra de advertencia; Siempre masajea ambos pies. No pares después de completar un pie, porque estarás desequilibrado.

Un masaje de pies satisfactorio tomará al menos diez o quince minutos. Una buena tomará aproximadamente treinta minutos (quince minutos cada pie); y un maravilloso masaje de pies super de lujo podría tomar hasta una hora.

Masajee los tobillos a ambos lados del tendón de Aquiles, y luego apriete y suelte brevemente ese tendón al menos una vez.

Aquí hay un par de “refinamientos” para agregar a su rutina de masaje de pies:

Mantén todos los dedos de los pies en tu mano y flexiona hacia adelante y hacia atrás.
Masajea arriba y abajo en una línea imaginaria que va desde la mitad del talón hasta directamente debajo de los dedos de los pies (el lugar donde se muestra el tubo bronquial). Esta es una “línea de vida”; incluye tus riñones.
Amasa los pies, como un panadero amasa la masa de pan.
Para terminar cada pie, palmea la planta con la palma de la mano (suena como un aplauso, me encanta), luego usa ambas manos, comenzando por el talón, y suavemente, desliza los dedos por ambos lados del pie (arriba y planta) como si estuvieras sacando cualquier tensión restante, termina por tirar hacia arriba y lejos de la parte superior de los dedos del pie, y luego sacude las manos para deshacerte de ella. ¡Ten cuidado de no contagiar a nadie!

Si le estás dando a alguien más un masaje en los pies, es conveniente mantener el pie sobre el que no estás trabajando cubierto con una toalla o una manta, en caso de que haga frío. Si la persona se duerme durante el masaje de pies, no te detenga. Continúa hasta que hayas completado ambos pies. Es un signo de éxito que alguien se duerma mientras le masajeas los pies. ¡Indica que realmente la/lo has relajado por completo, y que probablemente esté en la etapa de sueño profundo!

Por supuesto, hay otras maneras de dar un masaje de pies a parte de la secuencia que haz leído. Pero es una buena manera de comenzar. Es la forma en que Yogi Bhajan nos enseñó. A medida que realices más masajes en los pies, tu intuición te guiará. Te volverás más consciente y sensible de cuánta presión aplicar, dónde y cuándo.

Diario Comunitario

¿Quieres ser Patrocinado por APKY?

El acto más sabio, valiente y piadoso de un ser humano es estar con otro ser humano.

© Copyright 2012 APKY. Todos los derechos reservados.

Iniciar sesión