Publicado el 25 Febrero 2019
Por Arvinderjeet Kaur

Tensión, Resistencia y Nervios de Acero

Cuando yo era una niña pequeña en Minnesota a principios de los años treinta, los electrodomésticos se construían para durar.

No recuerdo que mi madre comprara una tostadora nueva o una plancha nueva. Pero periódicamente nos mostraba un cordón eléctrico deshilachado con la tela envuelta alrededor del gusano de cordón tan delgado que los cables de cobre del interior quedaban expuestos. Decía que era hora de comprar un cordón nuevo, porque un cordón deshilachado era peligroso. Explicó que sin aislamiento, los cables desnudos pueden causar un cortocircuito, quemar un fusible o incluso provocar un incendio.

Todavía puedo imaginarme esos cables deshilachados, con sus extremos desgastados y los cables desnudos expuestos. Cuando pienso en los nervios de nuestros cuerpos. Veo una red de 72000 “cables” que se entrelazan y conectan, llevando mensajes de un lado a otro del cerebro y a través del sistema nervioso. No importa cuán buenas sean nuestras intenciones, si nuestros nervios están débiles, deshilachados y agotados, podemos, y a menudo lo hacemos, quemar un fusible.

Sin embargo, cuando nuestros nervios son fuertes y están bien aislados, nos dan resistencia física y emocional. Los nervios fuertes hacen posible que tengamos paciencia. De lo contrario, cuando nuestros nervios están débiles, podemos perder las casillas ante la más mínima provocación y perder la calma fácilmente. Cuando alguien pierde los estribos, significa que ha perdido el autocontrol. Por desgracia, los chillidos y los gritos de ira crean una falsa sensación de poder personal. Esa descarga de adrenalina se siente genial por el momento. Pero no dura mucho.

Cuando una persona se enoja, las suprarrenales se activan para impulsar el sistema automático de defensa del cuerpo.  El instinto de supervivencia de “pelear o huir” desencadena la secreción de las glándulas suprarrenales. La secreción de grandes cantidades de adrenalina no sólo sobrecarga las glándulas suprarrenales, sino que también grava el páncreas. Aquellos de nosotros con adrenalina débil y aquellos que tienen hipoglucemia pueden tomar veneno o enojarse! Tiene el mismo efecto.

El autocontrol y el sentido común salen por la ventana en un ataque de ira. La mente racional deja de funcionar. La gente dice y hace cosas de las que después se arrepiente profundamente. Los sentimientos pueden ser heridos, y las relaciones a largo plazo pueden ser dañadas o destruidas por palabras descuidadas pronunciadas en el calor del momento.

Disculparse nunca puede borrar la huella del dolor infligido. La gente puede perdonar, pero normalmente no olvida. De hecho, hay un registro permanente de cada palabra pronunciada. Se llama el Registro Akásico. No está en un papel, pero está ahí, es lo mismo. Las vibraciones que se ponen en movimiento cuando hablamos no desaparecen sin más.

Así que, si estás de acuerdo, la ira es dañina, ¿Significa eso que debes sofocar tus emociones? ¿Apretar los dientes, morderse la lengua y “tragarla” cuando te provocan o te agreden? No. En absoluto. Por favor, sigue leyendo. Hay una mejor manera de lidiar con situaciones frustrantes.

EL PRIMER PASO ES CONSTRUIR NERVIOS FUERTES
La mayoría de nosotros queremos ser personas amables, relajadas y cariñosas. Queremos ser padres sabios y pacientes, esposos comprensivos y buenos amigos. Pero ¿cómo podemos ser cualquiera de esas cosas cuando cada nervio está tan irritado que está chillando de dolor, y estamos “al límite”, a punto de “perderlo” la mayor parte del tiempo?

ESTRÉS
Si nuestros nervios no son lo suficientemente fuertes como para resistir la embestida del desafío diario de la vida, entonces vamos a sufrir de la enfermedad mortal número uno de los tiempos modernos: Estrés!

Cada día trae consigo alguna situación estresante, alguna prueba, grande o pequeña, que tenemos que afrontar, resolver, superar. ¡Así es la vida, amigos! La vida es una escuela, y la tierra es un aula gigante y las pruebas van a continuar hasta que nos graduemos. Los eventos externos que ocurren, los desafíos diarios en casa, en la oficina, el supermercado, en la autopista, son todas pruebas. Son ejercicios para aprender a dominar nuestras mentes y emociones para que no estemos nerviosos y molestos.

Aprender a ser paciente, tranquilo, compasivo y amable, no sólo es un logro práctico. Es una habilidad yóguica!

En California, tenemos terremotos. Como tú nadie ha descubierto cómo prevenirlos. Nadie puede controlarlos. Se ha descubierto que la causa principal de las lesiones no es el terremoto en sí, sino lo que sucede cuando la gente entra en pánico. En lugar de esperar tranquilamente a que el peligro desaparezca, cuando el pánico se apodera de la situación, la gente corre enloquecida y es golpeada por los escombros que caen, o electrocutada por cables vivos. Puede que no seamos capaces de cambiar las circunstancias que nos suceden, pero podemos aprender a controlar la forma en que respondemos. Y no me refiero a aplastar o sofocar nuestras reacciones o negar nuestras emociones. Desarrollar una mente meditativa fuerte a través del Kundalini Yoga es un paso importante hacia el desarrollo de nuestra propia fuerza interior indomable y serenidad con la capacidad de recurrir a ella cuando la necesitemos.

REACCIÓN ROBÓTICA
A través de la meditación, el mantra y el pranayama, podemos aprovechar la paz y estabilidad interior absolutamente tranquila que ya existe dentro de nosotros. Con nervios fuertes y un sistema glandular equilibrado, no sólo “reaccionaremos” a las situaciones. Estaremos en una condición mental y emocional tan estable y segura que, independientemente de lo que ocurra y cuando ocurran eventos desafiantes, seremos competentes para evaluar nuestra respuesta y decidir cómo queremos manejarlos.

Como yoguis conscientes, podemos dejar de ser robots reactivos y convertirnos en seres humanos tranquilos y capaces, maestros de nuestras emociones y mentes. Los nervios fuertes juegan un papel importante en ayudarnos a lograr todo lo anterior.

Puede haber ocasiones en las que quieras actuar con fuerza, dinámicamente. Hay veces que tienes que ser firme. Eso es diferente de ser reactivo. Las personas que practican las artes marciales saben que disminuyen su efectividad si se enojan. Utilizan la respiración para centrarse. Inhalan profundamente antes de aplicar un golpe de karate o romper bloques de cemento con sus propias manos. Recuerda, la respiración tiene poder atómico. Úsala sabiamente.

Puede haber ocasiones en las que sea útil dejar que la gente piense que estás enojado. Puede haber ocasiones en las que se requiera chillar y gritar. Pero en cuanto a mí personalmente, he tenido que renunciar a ese “lujo” porque el solo hecho de pasar por los movimientos de estar enfadado, y mucho menos de sentirlo, me enferma físicamente. Mi sistema no puede manejar la adrenalina, así que no puedo permitirme estar a merced de mis emociones. Necesito ser capaz de elegir inteligentemente cuándo, dónde y cómo responder a todas las situaciones. Además, no quiero ser una máquina reactiva, con botones que cualquiera pueda pulsar. Definitivamente no quiero que nadie tenga ese tipo de control sobre mí! ¿Qué hay de ti?

No tienes que dejar que tus emociones te gobiernen. Puedes empezar por reconocer que tus emociones no son tú. Tus emociones no son tu identidad! Puedes experimentarlos y observarlos sucediendo al mismo tiempo, así como aprenderás a observar tu mente en acción.

Tres cosas que puedes hacer:

1. La respiración de fuego es un método poderoso y rápido para construir nervios fuertes. Practíquelo todos los días.
2. Respire sólo por la fosa nasal izquierda, durante 26 largas, profundas y lentas respiraciones, para calmarse en cualquier situación.
3. Si siente que el calor de la ira se eleva dentro de usted, beba 250 ml. de agua.

NERVIOS, MÚSCULOS Y YOGA
Nuestros nervios sostienen nuestros músculos y nos dan resistencia. La resistencia nos permite hacer ejercicio durante más tiempo y desarrollar músculos más fuertes. Cuando Yogi Bhajan era joven en la universidad en la India, era un atleta y una estrella del atletismo. Jugaba al hockey y era capitán del equipo de fútbol. Dice que solía entrenar para eventos atléticos principalmente haciendo ejercicios de respiración yóguica (pranayama). Sabía que el yoga le daría la vitalidad y la resistencia para ganar los trofeos. ¡Y ganó!

En la sección “cosas por hacer” de este libro, encontrará algunos ejercicios que son específicamente para equilibrar su sistema glandular y fortalecer sus nervios. ¿Realmente funcionarán? Tendrás que practicarlas para averiguarlo. Como decimos una y otra vez: “Hacer es creer”. Para una prueba razonable, dése cuarenta días de práctica regular. Es lo que se tarda en desarrollar un hábito. Se necesitan 90 días para confirmarlo, y después de 120 días, ¡los demás lo verificarán!

Fuente: Kundalini Yoga: The Flow of Eternal Power, 1996
Autor: Shakti Parwha Kaur Khalsa

 

Buscar por:


Tipos de Archivos

Mi problema, tu problema, nuestros problemas sólo existen cuando no nos cuidamos unos a otros

© Copyright 2012 APKY. Todos los derechos reservados.

Iniciar sesión