Publicado el 25 Enero 2019
Por Arvinderjeet Kaur

Vivimos en una época de múltiples enfermedades y precaria salud. Para cada mal que aflige al hombre moderno, hay una diversidad de re medios y curas posibles. La medicina moderna nos ofrece la cirugía, la terapia de radiaciones, la terapia química y una cantidad enorme de fármacos. Para aquellos que desean elegir caminos menos ortodoxos, existe la quiropráctica, la acupuntura, la homeopatía, la terapia nutricional y una larga lista de métodos de curación alternativos, ya sean nuevos o antiguos. Cada uno de ellos es útil a su manera.

Antiguamente, antes del desarrollo de la ciencia moderna, la gente tenía menos alternativas para cuidar su salud. Con su sabiduría simple, buscaban en el alimento que ingerían la fuente de su continua buena salud y también la curación de lo que los afligía. Su comida era su medicina.

Aprendieron los principios de la alimentación sana y descubrieron las propiedades ocultas de los alimentos y yerbas comunes, que purificaban su organismo, corregían los desequilibrios, origen de enfermedades, e incluso reparaban tejidos dañados.

Con el tiempo, se aprendió  a preparar medicamentos de los extractos de los alimentos y yerbas curativas. Muchos de ellos están aun en uso en la India y otros piases, donde la cultura pre -industrial aun sobrevive. Estos curan mas lentamente que la medicina moderna pero casi  no producen efectos secundarios. Cuando el hombre finalmente aprendió la ciencia de la química, sintetizó substitutos químicos para las medicinas naturales que usaba anteriormente. Ahora la gran parte de nuestra medicina moderna es elaborada sin ninguna relación con los remedios naturales del pasado. Es a menudo sorprendentemente efectiva en masacrar o eliminar los síntomas de la enfermedad, pero falla al tratar la causa profunda de la misma, y puede producir efectos secundarios que son tan nocivos o peores que la enfermedad misma.

Hoy en día, al parecer hemos cerrado el círculo. Nuevamente se esta tratando de entender las bases de una vida sana. El énfasis ha cambiado hacia la medicina preventiva y existe un renovado interés por los métodos más sencillos del pasado. Actualmente seria útil mirar nuevamente hacia la clave más elemental de nuestra buena salud permanente: el alimento que ingerimos.

Fuente: http://www.tecnologiassagradas.com/ens_vida_nutricion.html

Buscar por:


Tipos de Archivos

Somos todos como estrellas en el cielo, nacidas  en el mismo tiempo y espacio, para ser nosotros mismos.

© Copyright 2012 APKY. Todos los derechos reservados.

Iniciar sesión