Publicado el 26 Febrero 2020
Por Arvinderjeet Kaur

El ajo es una planta perenne, con hojas planas y delgadas de la familia de las liliáceas; originaria de Asia Central, desde donde llegó a Oriente Medio hace aproximadamente unos 4.000 años. Pertenece a la especie de los Allium Sativum.

Allium es un término de origen Celta que significa “Quemar”. Sativum es un epíteto latino que significa “Cultivado”

Desde tiempos remotos se cultiva en las Antigüas Grecia y Roma, en la India y también en algunos países de Oriente.

La plantación de este cultivo se realiza en invierno o principios de primavera y los requisitos para conseguir los mejores resultados de cosecha son entre otros:

Suelos húmedos y ricos en materia orgánica
Tierra con buen drenaje
Riego permanente
Amplia fertilización (muy superior a otras hortalizas)
Desmantelamiento del suelo, principalmente durante el período de germinación
Temperaturas inferiores a los 17º

El ciclo completo, desde el momento de la germinación hasta la recolección de la cosecha, se completa, aproximadamente, en unos 8 meses. Finalizada completamente la cosecha, los bulbos de ajo deben mantenerse al menos durante 2 o 3 semanas en un lugar tibio, soleado y con buena ventilación para que se sequen y curen.

El ajo es un gran ejemplo para dar plena validez al aforismo hipocrático “que el alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento”. Esta especie tiene más de 5.000 referencias científicas. Es una de las plantas más estudiadas a lo largo de la historia y sus propiedades medicinales provienen del asombroso aporte equilibrado de compuestos azufrados volátiles, fructosanas y diferentes tipos de enzimas. Posee un alto valor nutritivo y además contiene muy pocas calorías.

Una porción de ajo equivalente a una onza de 28 gramos contiene (de la cantidad diaria recomendada = CDR) :

23% de Manganeso
17% Vitamina B6
15% Vitamina c
6% Selenio
1 gr de Fibra
Cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1
Pequeñas cantidades de nutrientes: 42 calorías, 9 gr de hidratos de carbono, 1,8 gr de proteína.

En cuanto a sus compuestos azufrados excepcionales, podemos resumir, que los dientes de ajo contienen un 0,2% y un 0,3% de aceite esencial. La garcilina, también denominada aliína o sulfóxido de alilcisteína; al ser hidrolizada por la aliinasa, produce alicina. De ahí que siempre nuestras abuelas nos recomienden tener en la casa un mortero de madera para machar el ajo fresco. La alicina es la responsable de aportar al ajo su sabor y olor tan característicos y de transformarse en disulfuro de alilo y otros compuestos azufrados volátiles que junto con las fructosanas son los principales responsables de los efectos tan excepcionales y maravillosamente beneficiosos y medicinales del ajo. Este efecto medicinal tan característico y notable, se ve reafirmado por la presencia de distintas enzimas entre las cuales podemos destacar la peroxidaxas y las lisozimas entre otras.

Lo efectos antioxidantes que contiene, son causados por la oxidación proveniente de los radicales libres, que contribuye al proceso de envejecimiento. Estos antioxidantes tan potentes, sostienen los mecanismos de protección de tu cuerpo contra la oxidación y proporciona un efecto combinado de reducción de presión sanguínea y colesterol y protegen contra el daño celular y el envejecimiento.

Es altamente recomendado su uso en:

Personas con hipertensión
Prevenir resfriado común
Desintoxicar el cuerpo de metales pesados
Mejorar el rendimiento atlético
Controlar y mejorar los niveles de colesterol
Disminuir riesgo de enfermedades cardíacas
Prevenir el Alzheimer y la demencia
Mejorar la salud ósea
Combatir enfermedades infecciosas

Una curiosidad interesantísima respecto a este super alimento, es que fue un de los primeros alimentos o sustancias utilizadas para mejorar el rendimiento en las Antiguas Civilizaciones. Se administraba en la Antigua Grecia a los atletas olímpicos y también a los trabajadores comunes para reducir su fatiga y mejorar su capacidad laboral.

En estudios realizados con mujeres se ha comprobado que administrándoles una dosis diaria equivalente a 2 gr de ajo crudo; se reducía significativamente la deficiencia de estrógeno. Por consiguiente es razonable pensar, que posee altos niveles beneficiosos en la osteoartritis, al igual que en la mejora de la salud ósea de las mujeres.

Sus propiedades antisépticas son también notables, combatiendo infecciones respiratorias como la gripe. Es magnífico para dilatar los bronquios, estimular el sistema inmunitarios y fluidificar las mucosas; por lo que resulta excepcionalmente útil en casos de asma, traqueítis, bronquitis, faringitis, sinusitis y enfisema.

El consumo de dientes frescos de ajo con regularidad es el remedio más eficaz para prevenir o aliviar problemas o futuros problemas de salud. Incluyendo diariamente en tu dieta, un consumo de 3 o 4 dientes de ajo te permites beneficiarte de sus propiedades y adquieres un hábito alimenticio sano y saludable.

Tienes multitud de recetas y opciones para su preparación, algunas de las más comunes son:

Salteado de ajo con trozitos de apio y jenjibre
Tostas de pan con ajo, aceite de oliva y tomate
Como base de sofritos
Como aderezo de ensaladas
En sopa
Con berenjenas a la parrilla
Ajos confitados con verduras
Como aliño para las olivas

Además otro dato curioso e interesante es que es uno de los Top 8 en alimentos calificados de afrodisíacos y potencia los niveles la energía sexual elevándolos notoriamente. Ello es debido, al aumento de los niveles de histamina que proporciona al incrementar el flujo sanguíneo.

El ajo es muy recomendado para la disfunción eréctil por su alto contenido en arginina. Además la presencia de Zinc en este alimento, hace que aumente el apetito sexual masculino, mejorando la respuesta en la fertilidad, por la síntesis de hormonas sexuales masculinas, concretamente la testosterona.

Fuente: https://lafelicidadestaenmi.wordpress.com/

Buscar por:


Tipos de Archivos

“El tiempo ha llegado. Tú tienes que ser Tú. Sé un ser humano hermoso, generoso y dichoso. Dios te creó a su imagen y semejanza”.

© Copyright 2012 APKY. Todos los derechos reservados.

Iniciar sesión